Genealogia

Evolución del apellido

Etimológicamente la palabra apellido deriva del latín appellitare o appellare que significa llamar, haciendo alusión así al nombre de familia con que se distinguen las personas. El apellido, transmisible a través de las generaciones, surgió a partir del siglo XII.
Los v ínculos habidos de los matrimonios y sus descendencias conforman una línea de continuidad familiar que se conoce con el nombre de linaje o estirpe, estudiando la genealogía los orígenes de esos linajes o estirpes.

En la mayoría de los países europeos se identificaba a ese linaje o estirpe por medio de blasones, representado a través del escudo de armas, encontrándose de ese modo la genealogía vinculada con la heráldica, la cual tiene por objeto componer, interpretar y describir los escudos de armas de cada linaje, ciudad o persona.
El apellido inicialmente denotó nombres patronímicos o toponímicos. Se identificaba a los hombres en base a nombres de pila, apodos inspirados en características físicas, atributos de la personalidad, así como también a la referencia al lugar de procedencia o a las características geográficas de ese lugar.

La costumbre de los pueblos de origen vasco era identificar a los individuos utilizando la toponimia, haciendo referencia al sentido de pertenencia de las personas al lugar dónde se situaban. Existía una estrecha relación entre la familia y el “solar”, la tierra o el “caserío”.
Los caseríos vascos, los que tienen un nombre propio en la cultura de éste pueblo, antigüamente conferían su nombre a las personas nacidos en ellos. Así, los apellidos iban precedidos de la preposición “de” pero también podían variar a lo largo de la vida del individuo. De ese modo podemos encontrar apellidos que expresan que la casa pertenecía a una misma persona; apellidos que indican una antigüa utilización de la casa; apellidos que reflejan la antigüedad o modernidad de una casa, así como la calidad de la construcción y apellidos que tienen que ver con las características del lugar en que se encuentra la casa como ser accidentes geográficos y árboles predominantes en la comarca.
Debido a la institución del mayorazgo, que tuvo fuerte arraigo en la costumbres vascas, la “casa” mantuvo siempre el nombre originario o “tronco” de la familia, siendo frecuente que los distintos descendientes de ese tronco llevaran otro nombre, derivado de la situación de que los varones se casaban con la heredera de la casa.

El apellido Otondo

Argoma
Planta de Argoma

Atendiendo a la conformación lingüística del apellido Otondo, el mismo se descompone en:

OT= OTE: lo cual significa Argoma.
y
ONDO: significando lado, cerca.

Así, su significado sería lado, cercanías de la argoma.
La argoma, o Ulex gallii, más comúnmente conocida como tojo, es un pequeño arbusto o mata espinosa muy ramificada que llega a alcanzar los dos metros de altura. Tiene las ramas de color verde con numerosas espinas gruesas. Las hojas están transformadas en espinas de forma lineal- lanceolada. Las flores son de color amarillo y de unos 15 milímetros de longitud. El cáliz está dividido desde la base en dos labios densamente cubiertos de pelos que casi llegan a ocultar la corola, que es del mismo tamaño, de color amarillo y papilonácea. El fruto es una legumbre oval de 10 a 15 milímetros de longitud y cubierta de pelos. Florece de julio a septiembre. En Navarra crece en landas de brezos y de ericáceas, y en los robledales de la parte norte. Es abundante en la Navarra húmeda del noroeste.

 

El solar Otondoa en el Valle de Baztán

El mayorazgo consistía en que los bienes rurales familiares eran transmitidos sucesoriamente a un hijo o hija, no pudiendo de ese modo subdividirse la propiedad.

Siendo la economía del Baztán predominantemente agropastoril, el caserío (tierras, animales, la casa habitación e instrumentos de labranza) era el ámbito dónde se desarrollaba dicha actividad.
Como consecuencia del mayorazgo, el patrimonio familiar podía servir de sustento económico a determinado número de integrantes de la familia, lo cual determinó a gran cantidad de baztaneses -como en otros pueblos vascos pirenaicos- a emigrar, siendo ello una de las principales causas de la emigración en el siglo XIX.

Si bien esa institución jurídica fue abolida en 1.836, subsistió de hecho en el seno familiar, dónde sus integrantes consensuaban un sistema de renuncia de los hijos menores a los bienes.

En el Apeo de Baztán de 1727, donde se registran las casa de cada lugar y sus propietarios, se encuentra la casa vecinal Otondoa en el Barrio Gorostopalo de Errazu, apareciendo como su propietario Juan de Otondo.

A dicho caserío se lo puede localizar entre la toponimia oficial de Navarra, encontrando datos documentales de la misma en el Archivo General de Navarra.

 

Caserío Iruitarrengokoborda

Caserío

Los hermanos Otondo-Ballarena, nacieron y habitaron el Caserío Iruitarrengokoborda, situado en el Barrio Bearsun de Elizondo, dentro del Valle de Baztán. Se encuentra en los montes pirenaicos, a escasos kilómetros de Francia.